Hace 30 años yo estuve en el primer Festival Buenos Aires Rock & Pop

Era octubre de 1985 y cursaba el quinto año en la Escuela Nacional de Comercio. Tenía 17 años y, creía también, que tenía todo por hacer. Eran los años de la recuperación de la Democracia, Alfonsín presidente y convocando a los jóvenes a reconstruir la Argentina. Ya la militancia -juvenil en ese tiempo- era parte de mi vida. Con mi amigo inseparable de la secundaria, el “Pidri” Fabián Grigera (al que la muerte se lo llevó muy joven) y Ariel Villegas decidimos no perdernos el gran banquete del rock: el primer Festival Buenos Aires Rock & Pop.
Se realizó del 11 al 13 de octubre, hace 30 años atrás, en la cancha de Vélez Sarsfield organizado por Daniel Grinbank. El pequeño departamento que alquilaba mi hermana, que estudiaba y trabajaba en Buenos Aires, fue el albergue base de una experiencia inolvidable. Obviamente el dinero apenas alcanzó para los pocos australes que costaba la popular en la tribuna.
Fue la posibilidad de ver tocar a los más importantes roqueros del momento de nuestro país, en su máximo esplendor: Charly García, Sumo, Los Abuelos de la Nada, Soda Stéreo, Virus, Miguel Mateos/Zas, La Torre, Git, Fito Paez y Juan Carlos Baglieto. Las dos primeras noches cerraron con figuras internacionales: la alemana Nina Hagen, que generó una cruzada reaccionaria de la derecha cultural más vernácula, y el grupo INXS.
Recuerdo que participaron otros artistas internacionales como el legendario John Mayall, injustamente silbado por un amplio sector del público poco tolerante a aquello que no era la música que iba a escuchar, y los grupos La Unión y Blitz.
La última noche cerraba Charly García. Al medio de la programación de ese domingo se largó la lluvia y hasta granizó. Todavía recuerdo la imagen de mi amigo Ariel tapándose con la campera (creo que era una campera inflable), en el medio de la tribuna mientras todos los demás buscamos reparo bajo los aleros. El campo era barro del mejor. Pasaron un par de horas y cuando mejoró el clima, se reanudó el show. Subió al escenario el grupo español La Unión y desde el campo empezaron a sacudir barro a los músicos. Si no fuera por el pedido de respeto de parte de Charly, todo habría empeorado y habría terminado en el lodo.
No había sido el único desatino. En la primera noche del Festival, Miguel Abuelo recibió un piedrazo o botellazo en su cara y cantó “Himno de mi corazón” con su rostro ensangrentado.
Pero al final pudimos ver al gran Charly García, una de las mejores versiones de Charly, más allá del fastidio por el mal sonido, la lluvia y el comportamiento de algunos del público. Ese Charly que cantaba todo, tocaba y de entrega total. Lo hizo con aquella primera banda solista, con Fito Paez en teclados, Daniel Melingo en saxo, Fabi Cantilo y los GIT (Alfredo Toth, en bajo, Pablo Guyot en guitarra y Willy Iturri en batería).
Un final soñado.
Nada fue igual después de aquellas noches. Con los años y aún cuando los recuerdos son esquivos y antojadizos uno sabe que hay momentos de la vida que te marcan para siempre y son bisagras en tu historia personal. Así como no hay selfie ni foto de aquello, hoy Internet y Youtube nos devuelven con toda la imagen y sonido que uno estuvo ahí para ya no ser la misma persona que era.

Texto: gentileza de Eduardo Rodriguez.

Charly García en el Festival Rock & Pop
Parte 1: https://www.youtube.com/watch?v=ZNs5c5dZOQA
Parte 2: https://www.youtube.com/watch?v=4WZHoJGVw5s

Sumo en el Festival Rock & Pop

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *