Piti Fernández: “…decidí, de alguna manera, empezar de nuevo…”.

“Piti” Fernández, el líder de las Pastillas del Abuelo, lleva adelante en paralelo su proyecto solista “Conmigo mismo” junto a sus sobrinos, primos y amigos.

En diálogo con Olavarría Rock, “Piti” nos cuenta del gran presente que atraviesa con sus  compañeros de LPDA y la alegría que le produce el nuevo proyecto musical que comparte con su familia.

Piti: “…Hay de todo un poco, hay trabajo pero no tocando, ahora nos vamos a una reunión con los chicos de Pastillas del Abuelo para planificar el año que viene y sacar un balance de lo que fue este año. Hoy es ese día, el día de la reunión y del balance…”.

O.R.: La pregunta un poco obligada, por estar a esta altura del año es, ¿Cuál es tu balance de esta temporada, de este año que se nos está yendo?

Piti: “…El mio es un tanto particular en la realidad, porque yo estuve también con mi laburo solista que me trajo mil satisfacciones. En lo personal fue un año muy movido con algunas enfermedades en la familia que tuvimos que traspasar, surfear más de una lamentablemente, pero bueno lo pasamos y llegamos hasta acá. Después lo que es Pastillas del Abuelo siempre es un bálsamo y una isla en la que todo está bien  digamos, después de tanto esfuerzo es la alegría, es ir a los lugares y que el 95% de las veces esté lleno, “sold out”, y la gente aparte que te da un montón de alegrías, superlativas, momentos emocionantes, algunos momentos también muy difíciles, que se yo enfermos terminales que lo que quieren es darte un abrazo antes de partir a otro mundo y son situaciones que si bien son difíciles no dejan de ser lindas igual por que es ir a buscar a esa persona y sácarle una sonrisa y que tal vez sea la última que tiene para regalarte y regalarle a su familia. Entonces es un regalo también que te da la música, porque sana e incluso a quien no tiene posibilidades de sanar lo hace ir de esté mundo feliz, y la verdad que no nos paso una vez, nos pasa seguido, personas que nos usan para sanar y eso es una alegría. El balance siempre es positivo, hay algo que se consigue muchísimo con poco esfuerzo, “la ley del menor esfuerzo” es algo que hay que poner en práctica, así cómo crecen las plantas sin mucho esfuerzo también es posible llevarlo a nuestra vida.  No ha sido el caso esté año, nos volvimos locos, nos hemos roto el alma para tener lo que tenemos y ni hablar en mi caso que decidí abrir el juego con una banda con mis sobrinos y de alguna manera empezar de nuevo, empezar de cero, si bien yo tengo un caudal de fanáticos con Las Pastillas del Abuelo, esto es otra cosa. Son otras canciones, con otro perfil, con otro sonido, con otra estética, con otra puesta en escena, desde la butaca, entonces fue muy arriesgado y requirió muchísimo esfuerzo pero el balance es hermoso…”.

O.R: ¿cómo surge esto de estar tocando con familia?

Piti: “…Surge porque había unas canciones de temáticas familiar que me estaban quedando afuera de los discos como muchas otras. Pero estas no iban a ver la luz se supone porque era una para mi madre, otra para mi padre que hizo mi gran amigo Alberto Sueiro, no se si ustedes lo conocen o saben de él, una persona con la que a mí me cuesta muy poco componer porque él lo hace muy fácil, yo tenía una para mis hermanos Juan Pablo y Gabriela y otra para mi abuelo. Ya con estos 5 personajes, más teniendo en cuenta que en Pastillas del Abuelo ya hay una canción para mi vieja y otra para mi viejo era un poco redundante llevarlas. Ahí se me ocurrió con mi primo que podía generar un disco temático sobre mi familia. Con una canción para mi abuelo, mis hermanos, mis viejos ya casi estaba la base, después había que seguir sumando gente, mis sobrinos, mi tía y un montón más, asique le pregunté a Diego, mi primo, que es productor artístico, de televisión, guionista, para hacer un disco con tiempo, a dos años, pero para toda la familia. Me dijo que si, pero él es muy rápido por eso el disco salió en cuestión de semanas, ya que teníamos las canciones entrecruzadas para todo el año genealogico…”.

O.R.: ¿Cómo fue esto de procesar el hecho de que ibas a tener un proyecto paralelo y que tenías que charlarlo con los compañeros de ruta de las Pastillas del Abuelo?, ¿te costó mucho la decisión de plantearlo?

Piti: “…Si, es una gran pregunta que me haces porque a mi también me ataco esa situación en ese momento. En junio de 2016 se empezó a dar la gestión, un par de meses después fue que me encontré casi obligado a contarles porque para mí, cómo te conté, era un proyecto que iba a dos años, dos años y pico. Yo hago una canción cada cuatro o cinco meses como mucho, por eso también nos cuesta tanto a Pastillas del Abuelo sacar discos, yo hago una canción cada ese tiempo osea que tenía en mi cabeza que esto iba a durar eso, pero de repente mi primo aceleró los procesos y encima tuvo la gran idea de buscar en el libro de mi abuelo que se llama “Conmigo Mismo” por una poesía. Él dijo “vamos a buscar el libro a ver si encontramos algo de inspiración” y encontramos cuatro poesías alucinantes, entonces de repente con las 5 canciones que yo tenía, más esos 4 poemas hacían un disco de 9 temas. Eso fue en muy pocas semanas,  y resultó sorpresivo para todos, incluso en algún momento los pibes de Pastillas también me dijeron “che, porque no nos avisaste antes”, y no, te juro que esto salió en 2 semanas. Ahora ya hay doce canciones más y tampoco sé si esperar dos años y medio para grabarlas porque ya están, después van a perder de todo, pasión, energía. Y los chicos igual lo entendieron muy bien porque conocen a mi primo de hace 15 años, saben que es veloz a la hora de componer y arreglar, aparte conocen a mis sobrinos también, ellos tenían 6, 7 años cuando yo arranqué con Pastillas, entonces los conocen de hace mucho tiempo. No es que yo me fui a tocar con sesionistas ni nada por el estilo. Asique bueno terminó siendo todo orgánico y lo que se da hoy es hermoso pero en su momento, como vos bien planteabas, género una tensión de todos lados, mía también. Cómo te digo, me cambiaron los planes…”.

O.R.: ¿cómo viviste desde el escenario la respuesta del público a este nuevo proyecto?

Piti: “…Me encanto, ahí a nadie se le ocurrió por ejemplo decir “toca el sensei” o algo así, asique supieron muy bien adaptarse a esto. Yo supongo también es porque me esforcé mucho, lo tengo que decir por más que no suene muy humilde, dí una cantidad de notas increíbles, me esforcé mucho para que esto quede bien claro. Entonces en ese sentido bueno, salió como tenía que salir, la gente entendió a base de repetición de que iba la cosa, cual iba a ser el sonido (electroacústico, country, folk), cual iba a ser la presentación en butacas, por más que después la gente en los últimos temas ya se venía para adelante y hacia como una especie de pogo, nosotros nos agarrabamos la cabeza porque no queríamos disturbios en el teatro,  pero bueno los temas son rockeros también. Fue una experiencia hermosa, mis sobrinos sacandose fotos, es un mundo nuevo para ellos y la gente también contenta de conocer a “Puño de Acero” y al “Alemán” que son, como yo les digo, mis canciones. Después hay mucho traslado de Virna Lisi, la gente los quiere mucho, en el caso de “Pablito Vidal”, saxofonista de El Kuelgue y de Virna Lisi, “Pechi” baterista de los Locos de Nacimiento y de Virna Lisi y “Guito” que seria el sintetizador en Virna Lisi, y también es el sonidista de Las Pastillas del Abuelo, a ellos los conocen mucho por Virna Lisi,  se han sacado fotos y todo. En el caso de Martín Morales, “el mendocino”, la gente está recién ahora conociendo un “maradoniano” de la música porque la verdad lo que hace es eso…”.

 O.R.: ¿Cómo les hablás a tus sobrinos que de repente se presentan en una banda que tiene una respuesta muy favorable del público, tengamos en cuenta que han agigantado los pasos por este reconocimiento que tenés de Las Pastillas, cómo hacés para que ellos se mantengan con los pies sobre la tierra, como decimos habitualmente?

Piti: “…Bueno, hay toda una familia atrás de eso, no soy yo solo, ellos me han visto a mí. Cómo yo fuí creciendo de a poco y vieron que lo pude manejar por mi familia y mis amigos. Y ellos también se agarran mucho de sus amigos, entienden que también están acompañando al tío en algo que tiene que ver con su árbol genealógico, pero ellos tienen su pasión. Yo supongo que la mayor parte de su corazón está abocada a lo que es La Huella Rebelde que es la banda de ellos, pero acompañan al tío, aprenden y entienden que todo el camino que recorran con esto después, en algún momento, lo van a poder trasladar a La Huella…”.

O.R. Lo último que te pregunto, se viene Rock en Baradero, vas a estar el día domingo 4, ¿cómo imaginás el show?, ¿cómo lo vas a plantear?, teniendo en cuenta que es un festival, que vas a estar compartiendo con diferentes bandas, en un marco de público que te va a ir a ver a vos y también a otros artistas?

Piti: “…Es una linda pregunta también, te la agradezco porque ni yo me lo había puesto a pensar. Va a ser bien diferente, no va a ser el mismo show que brindé en el Coliseo que me daba tiempo a explicar antes de cada canción sobre qué familiar era esa canción y cuál es el recuerdo que más me une a ese familiar. También en el teatro utilizamos unos recitados de poesía que se proyectaban en la pantalla, tampoco van a estar. Va a ser más adaptado a un formato de lista de festival, un tema tras otro, más bien con pitch más elevados, voy a elegir los tempos más elevados de las canciones para que justamente la gente no se duerma, porque en un teatro la butaca te compaña cuando tenés que tocar algún tema más tranquilo, pero en un festival no, asique van a escuchar lo más movido de Conmigo Mismo…”.

El domingo 4 de febrero Piti Fernández se presenta en Rock en Baradero compartiendo escenario con: “Guasones”, “El Bordo”, “Nagual”, “Sueño de Pescado”, “Zona Ganjah” y “De la gran piñata” entre otros.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *