«…Nuestras banderas son: la independencia, la autogestión, el festejo de la música y de las formas musicales de experimentación…» Entrevista a La Saga de Sayweke

Antes de la presentación en Olavarría, dialogamos con los integrantes de LA SAGA DE SAYWEKE, el trío nos cuenta sobre su trabajo actual, sus proyectos y sus posturas frente a las variantes que ofrece la industria musical.

LA SAGA DE SAYWEKE  se hace un tiempo antes de comenzar con sus ensayos y nos dedica unos minutos para dialogar sobre el presente de la banda y sobre lo que se viene. Los tres integrantes (Claudio Quartero, Diego Munin y Leandro Sanchez) participan de la charla y la primera de las preguntas va dirigida a Claudio Quartero fundador de La Saga.

O.R.: ¿Qué reflexión haces con respecto a los 25 años de la banda? En algún momento, allá cuando germinaba esta semilla, ¿Imaginabas todo este tránsito dentro de la música?

Claudio Quartero: «…La verdad siempre es una sorpresa todos los días, porque nos vamos sorprendiendo ya que las cosas van cambiando, las luchas son diferentes, el sueño va cambiando de a poquito. Aunque uno siempre tenga una misma dirección, actores ajenos a cosas que a veces incluso no tienen que ver con la música, hacen que los caminos por ahí no sean tan aburridos por así decirlo. Entonces ahí, es cuando tenés que ir pelando un poco de imaginación, juntando fuerzas, viendo las herramientas que tenés, así que todos los días para mi es ir ganando un poco más de experiencia. Como siempre digo, los aciertos son una cantidad de errores todos juntos…».

O.R.: Mucho tiempo de estar y de generar contenido. Pero además de tocar muy seguido, se llevan muy bien al estar en contacto con el público, evidentemente lo disfrutan porque es una de las bandas que más fechas van metiendo.

Leandro Sanchez: «…Y si, lo que sucedes es que hay momentos en donde el grupo toma la parte experimental dentro de la sala de ensayo, y utilizamos el ensayo como para ensamblarnos bien y ver que estamos tocando música que nos representa. Y una vez que sale eso obviamente hay que llevarlo a un terreno de la experimentación en vivo. Claudio siempre usa una frase que yo recuerdo y adopto en muchas cosas de la vida, no solo en lo musical: una canción se considera que está bien hecha una vez que se toca al menos 30 veces en vivo. Entonces se puede ver en la historia de la Saga que hay canciones que se van reversionando todo el tiempo pero es esa búsqueda de la situación musical que más nos representa entonces no podemos estar ajenos a presentarnos. Y además es un termómetro para ver cómo se va dando la cultura acá en Capital, buscar lugares nuevos, seguir yendo a lugares donde consideramos que somos bien tratados, en donde se festeja la música y no se da una situación como la que más se acostumbra ahora, que tiene que ver con el tema de los turnos, media hora y te rajan, echan a tu gente. Me parece que todo lo que estoy diciendo es como la excusa para seguir presentándonos al menos dos veces al mes…».

O.R: Cuando hablamos de la Saga hablamos de una banda en la que el género es un tanto difícil de definir. Son sonidos nuevos pero que a su vez tienen una trayectoria importante, y en alguna entrevista que he leído de ustedes han dicho el público que venga que no les guste, “les devolvemos el dinero de la entrada”. Quizás también esto se relaciona con que son conscientes de que están en ese espacio de experimentar con la música que resulta sumamente interesante. ¿Cómo ven ustedes estas bandas nuevas que surgen y que también van por ese camino, de buscar y experimentar con otras cosas?.

Claudio Quartero: «…Creemos que es una forma de presentarnos y de darle una vuelta de rosca a todas estas cuestiones. Lo que pasa es que nos damos cuenta de que tenemos que estar en constante movimiento porque el sistema tiene herramientas para -inmediatamente- licuar y hacer ver la cosa tergiversada. Si en algún momento Pappo tenia muchas cosas por decir, muchas veces fue absorbido por el sistema y terminó manejando un Falcon en una novela. Entonces todo aquello que había escrito con la mano terminó borrándose con el codo. En aquellos años en que uno amaba a David Lebón,y hoy está tratando de ver si lo invita alguna figura de televisión, o participando en discos de actrices, para ver si vuelve a tener un lugar en el candelero que ofrece el sistema. Hay que buscar nuevas formas de lucha, porque si no es muy difícil poner flores en la punta de los fusiles, eso puede haber servido en algún momento de la historia y hoy por hoy hay que pelearla desde otro lugar. Una de ellas es lo que decía recién, salir y tocar, frente a gente que valora este tipo de cosas y que además se ha dado cuenta de que la música no va a sonar en una dirección, que además de estar compuesta por muchas dimensiones; es algo orgánico, no solamente los músicos participan sino que también el público tiene que entrar en ese juego y darse cuenta que puede participar. Es muy orgánica la música, no es solamente para entretener, porque para eso sería solo para robots…».
O.R.: Hay que recordar a quienes no saben que Sayweke fue un cacique mapuche torturado y que en ese homenaje nace el nombre de la banda.

Leandro Sanchez: «…Sí, siempre nos gusta aclarar, no es que nosotros seamos mapuches, de hecho tratamos con mucho respeto su cultura y sus formas, simplemente sí llevamos también en alto un poco la ideología y tomando con mucho respeto la bandera de ellos, que tenían esta frase de que es más importante morir luchando que vivir arrodillado. Entonces lo relaciono un poco con lo que decía recién Claudio, de llevar bien en alto la bandera de la resistencia y de la independencia, y ese es el camino para vivir y estar bien en el under. También es interesante aclarar, under por elección no por condición. El under es bastante bastardeado y además siempre se pone como en una condición de que es el estado que estoy antes de llegar al mainstream y  la verdad que para llegar ahí,  es solamente dinero, algún contacto o el padrinazgo de un tiburón que esté de turno en exposición. Nosotros no tenemos ese interés, tampoco renegamos  si en algún momento la música puede llegar a tener una masividad pero aspiramos a que esa masividad sea legítima y que esa gente que se vea también representada por la música que nosotros hacemos, tenga en cuenta que nuestras banderas son la independencia, la autogestión, el festejo de la música, de las formas musicales de experimentación y de los cambios…»

O.R.: Es también lo que te da la posibilidad de reinventarse todo el tiempo y además esto que pasó en estos días con Marilina Bertoldi, “violento es tener un micrófono en la mano y no decir nada al respecto”, en cuanto a las situaciones que nos atraviesan cotidianamente. Me imagino que para ustedes desde la autogestión y desde la independencia, más de una vez se les debe poner un poco difícil salir a tocar tan seguido o entrar a un estudio a grabar.

Claudio Quartero: «…Personalmente creo que la industria musical llegó a la música pero que no tiene nada que ver con la música en sí misma. La música es una expresión del alma, es una herramienta que nosotros utilizamos para expresar sentimientos, ideologías, así no se cante como en el caso de la Saga. Es decir, nosotros no es que nos sentimos ajenos a representar nuestras convicciones ideológicas y nuestras banderas porque no cantamos. Consideramos que no es el turno de la voz y ya, pero dejamos a través de la música claro en qué estamos de acuerdo y en qué no estamos de acuerdo. Lo de la industria musical lo digo porque es la que ha copado los lugares para tocar, y estos no son más que un medio para que la banda se presente, toque la música de la que está convencida y siente que lo representa y el espacio de comunión con el oyente para que pueda apreciar a la formación en vivo. Lo que pasa es que todo eso quedó un poco de lado y el lugar de encuentro ahora es un lugar en donde se festeja cualquier otra cosa menos la música. Es ahí donde la industria musical empieza a ser como más importante que la música en sí misma. Y también habría que pensar si un poco si lo que se dice no es lo que conviene para seguir estando en un lugar de exposición o de conveniencia, pero bueno eso lo dejo a la interpretación de las personas porque insisto con esto; cada grupo lleva bien en alto su bandera y allá cada uno…».

 

LA SAGA DE SAYWEKE se presentará en Olavarría el día viernes 22 de noviembre en La Usina Bar (Alsina 2570)  con entrada gratuita. En esta oportunidad la banda ARRASTRATERRESTRE participará como invitada.

Fotos. Facebook La Saga de Sayweke.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *