León Gieco: Un camino de utopías, canciones y luchas

En una nueva entrega de las columnas, llegó el momento de un extenso mano a mano con uno de los músicos más importantes de la música argentina. Con más de 300 canciones que traspasaron generaciones y acompañaron movilizaciones sociales e históricas, ‘León’ charló con Olavarría Rock.

 

 

Tomás Correa
@toomicorrea

Normalmente, en 70 años de vida (y, al menos, 63 de carrera) una persona vive muchísimas experiencias para contar. Pero, son pocas las que, a través del arte, del deporte, o de la política, quedan marcadas en la historia.

Este jueves, en la quinta entrega de las columnas que gentilmente me dejan hacer desde Olavarría Rock, llegó el momento de hablar con León Gieco. Para quien escribe, por trayectoria personal y amor musical, es una de las figuras artísticas más importantes de la música argentina.

Distendido y desde una de sus locaciones de grabación del nuevo disco, León se prestó con mucha simpatía a las preguntas preparadas. La primera entró desde el compromiso social, y su utilización como herramienta de transformación (o no): “la verdad es que no transforma nada, pero si acompaña el camino de la gente que piensa cómo uno. La gente que quiere que todo funcione mejor, que haya más igualdad, más justicia, que no existan dictaduras militares, ni guerras. Toda una utopía, que existe, cómo dice Galeano: siempre es como el horizonte, nunca lo alcanzas. Una vez se lo preguntaron y dijo que era para caminar, y yo vengo caminando desde mis 7/8 años que toco, y hasta ahora, siguiendo una utopía. Y he conseguido muchas cosas”.

He conseguido ayudar económicamente a mis padres a los 7 años. Cuando me compre mi primera guitarra a los 7 años y medio, mi papá me llevaba a tocar por distintos lugares, yo cantaba y tocaba bien y la gente me aplaudía. Después cómo eso no alcanzaba, trabajé en una carnicería o vendiendo empanadas, para ayudar a mi papá y mi mamá

La vida del artista lo encontró trabajando de muy niño, y ayudando en una economía que no era buena para su familia, ya que “nosotros nos volvimos pobres cuando salimos del campo, porque ahí había una carneada al año que alcanzaba, más huevos de las gallinas o leche. Pero a mi papá le gustaba mucho jugar a las cartas y tomar ginebra, entonces iba todos los días en sulquy al pueblo a tomar. Yo era chiquito y quería ir con él, pero mi mamá me decía que se iba a hacer la conscripción, porque yo había visto que la hacía en una foto” “Mi papá perdía guita, y después mareado el caballo lo llevaba solo hasta el campo”.

Pero, más allá de las dificultades que la vida le fue poniendo, León siempre tuvo un compromiso social que lo acompañó: “Desde chico siempre me gustó ayudar, yo trabajaba y le pagaba las cuentas a mi vieja. Cuando vine a los 18 a Buenos Aires el destino me colocó en un lugar dónde mis amigos eran todos de la Juventud Peronista o de Montoneros, y a mí me gustó esa parte”.

“Uno de los primeros cantantes que me gustó fue Bob Dylan, porque una vez en el pueblo había una propagadora que pasaba música, y yo con 12 o 13 años escuché una canción cantada en inglés por un grupo que no sé quienes eran, y me paré a escuchar porque me voló la cabeza, pero nunca me enteré que era. Solo una canción que me produjo piel de gallina”

Si algo lo acompañó durante su vida fue su fanatismo por Bob Dylan: “Cuando vine a Buenos Aires, andando por avenida Rivadavia volví a escuchar la misma canción, y entré a comprar el simple a una disquería. Ahí me enteré que el grupo se llamaba ‘The Birds’, y la canción era de un tal Bob Dylan. El simple lo escuché mil veces y al día siguiente fui a comprar más, y el disquero me ofreció un long play de Dylan, y me puse a escuchar que tocaba la guitarra con armónica. Ahí conocí Blowin’ in the Wind”.

Por ello, no es una coincidencia la utilización de la guitarra y la harmónica en sus temas. Pero, eso también trae consigo una gran historia que tiene de protagonista a Claudio Gabis, guitarrista de Manal: “Yo cuando me fui a Buenos Aires, viajé con Horacio Fumero, que era el bajista de mi banda. En ese momento se separa el power trío Manal, y Claudio Gabis quería armar un grupo medio raro y lo fue a buscar a mi amigo, porque ya tocaba Jazz. Entonces llegó un día a nuestra pensión y no lo podía creer, y en un momento me pregunta ‘Vos que haces?’ y le cuento que a mi me gusta Bob Dylan, y le digo que no sabía cómo cantaba y tocaba la armónica. Ahí me contó que usaba un atril para tocar la armónica, y me ofreció traerme uno de regalo, y me lo trajo al día siguiente con una armónica en Mi mayor. Así empecé a tocar arriba de los discos de Dylan”.

León Gieco y Nito Mestre.

Al poco tiempo, vendría la primera composición de León. Cómo no podría ser de otra manera, fue en el marco de una movilización social: “En el año 71 más o menos unos amigos me invitan a Mendoza y ahí se arma el mendozazo, porque el Gobierno Militar (que estaba Lanusse) aumentó la luz, el gas y el agua y la gente salió a la calle a protestas, y hubo una represión muy grande y mataron a ocho personas. Ahí yo agarré la guitarra y empecé ‘larga muchacho tu voz joven, cómo larga la luz el sol, que, aunque tenga que estrellarse contra un paredón’. Inventé una letra y le puse una música que es más o menos un afano de Blowin’ in the Wind”.

La cuarentena logró que cada unx de nosotrxs tengamos que reconstruir nuestra vida, y nuestra relación con el trabajo, las pasiones, el arte, las amistades, y más. Para León, esto fue parte de nuevos aprendizajes, pero no disto mucho de lo que venía pasando en su vida: “Hacía rato que no tocaba, me separé de la banda hace bastante tiempo, y el último concierto que hice fue en el Luna Park, que duró cinco horas. Hice cómo un compilado de todo, toqué rock, folklore, canté con el público, fue cómo el último concierto”. “Yo ni siquiera tenía celular, pero con esta pandemia la gente me llamaba para que mande cosas, entonces Luis Gurevich me dijo que tenía que comprarme un celular. Yo lo odié cuando me dijo eso, pero sin embargo le mandé a Lito Vitale mi primera canción y salió bien, entonces dije ‘que buen aparatito’. A los dos meses me compré una consola, un micrófono, y más” agregó.

Las canciones son canciones, y nada más.

Sobre su distanciamiento de los escenarios me gustaría detenerme al momento de escribir, cómo así también al momento de repensar las presiones que ponemos hacia quienes creemos que pueden transformar nuestra realidad: “No tenía más ganas de salir, porque me resultaba muy pesado con la gente, tener que enfrentar una serie de situaciones en las que yo no tenía una propuesta. Llegaba en avión a La Rioja y estaba la gente que defendía que no haya explotación de minas, un grupo de indígenas echados de una zona, las madres de Plaza de Mayo, una fábrica recuperada, todos para ver si yo tenía alguna solución y yo no la tenía, porque no es ninguna herramienta de transformación. Las canciones son canciones, y nada más” contó Gieco, y agregó “trataba de cubrir todos esos espacios, entonces volvía al mes a tocar para las madres de Plaza de Mayo, le mandaba un saludo a la fábrica recuperada, a los indígenas los hacía subir al escenario y ellos decían un testamento de lo que necesitaban. Pero era muy pesado, porque nada mejoraba con todo eso”.

       

Los próximos meses nos encontrarán con un nuevo disco de León en la calle. Sobre eso también, obviamente, le pregunté y contó: “El disco nuevo tiene varias cosas, están muy buenas las canciones. Íbamos a grabar en mayo en Los Ángeles, pero al final lo tuvimos que hacer a través de un zoom, y quedó una linda base. Tengo una canción que se llama Todo se quema: ‘Hemos visto borrar de un plumazo a un pueblo, casas, niños, madres, jóvenes, padres y abuelos. Hemos visto caer parte de la historia de este único mundo, que es lo poco que tenemos. Hemos visto llover un centenar de balas sobre inmigrantes que un lugar reclamaban. Y te hemos visto a vos, sentado en un balcón en un sillón como Nerón, mirando como todo se quema’. Es un tema super fuerte que habla de un montón de cosas y también una canción de Víctor Jara”.

Siguiendo con la lista comentó que también estará “El final, que es un tema personal” y hasta nos cantó a capella “Estuche” – recomiendo fuertemente el video que les dejaremos acá abajo con toda la entrevista completa, en formato audiovisual. Viene con canciones y regalitos -, un tema de “Alicia, mi compañera, y Luís Gurevich: ‘Huele agua, resvala el empedrado. De estilo invierno, luz amarilla alumbrando. Agosto hiere, con su viento helado. Mejillas de manzanas, las chicas del barrio’”. También estarán: “Por hoy que es una canción de amor, Las ausencias para las madres de Plaza de Mayo y Mis heridas curé”.

“Es muy difícil explicar de que va el disco nuevo, si a la gente le gusta, va. Y sino, no va”

La entrevista iba llegando a su final, pero tenía ganas de conocer que recuerda de Olavarría y, de paso, manguear un show para nuestra ciudad: “Tengo anécdotas de Olavarría. Conocí a Víctor Pintos, conocí al colo, a los mellizos. Comimos grandes asados, toque y tengo la anécdota de haber tocado con el ‘Chino’, y con un maravilloso coro cuando llenamos el teatro. Después no tengo muchas más, porque fui 3 o 4 veces. No sé si voy a seguir yendo a tocar, o si voy a seguir tocando, espero que se arme la cosa”.

Por último, la pregunta de siempre y el pedido de resumir su carrera en una frase, un poema, una canción, o lo que quiera. La respuesta estuvo, sin dudas, a la altura de la nota: “Es muy difícil resumir 70 años de carrera, tengo más de 300 canciones grabadas, más de 40 discos. He tocado con un montón de artistas, entonces es muy difícil resumir, pero lo puedo hacer. Hay unas palabras de Borges que dicen ‘dejo mi nada, a nadie’”.

De esta manera llegamos al final de una entrevista muy especial para este ciclo de columnas. La recomendación vuelve a ser la misma que párrafos atrás: miren el video completo, porque hay canciones, sorpresas y, sobre todo, gestos y sensaciones que espero haber reproducido de alguna manera en el texto. Espero que hayan disfrutado de la lectura, tanto cómo yo lo hice al escribirla. Gracias, y nos vemos en 15 días para cerrar este año tan raro.

NOTA COMPLETA EN YOUTUBE https://www.youtube.com/watch?v=Sk06FlnDeWk

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *