“DE LA GRAN PIÑATA” será parte de “Rock en Baradero”, entrevistamos a Darío “Pantera” Giuliano (voz y guitarra).

DE LA GRAN PIÑATA despidió este gran Año en la primer edición de La Fiesta Soy Rock en Museum Live junto a Utopians y Huevo, el pasado viernes 9 de diciembre. La banda continúa creciendo a paso firme, con un 2016 inmejorable coronado con su DOBLE O NADA en el Teatro Vorterix con entradas agotadas y un Teatro Flores repleto en el mes de Octubre.

Para este 2017 la banda ya tiene algunas fechas importantes confirmadas, entre ellas se destaca ROCK EN BARADERO, el viernes 3 de febrero. DLGP estará compartiendo escenario, en ese festival, con: “La 25”, “Kapanga”, “Attaque 77”, “Carajo” y “Eruca Sativa”, entre otros.

Desde la redacción de Olavarríarock.com nos pusimos en contacto con Darío “pantera” Giuliano (voz y guitarra) de DLGP. en este diálogo nos cuenta sobre el gran año de la banda.

O.R.: Están cerrando un gran año y uno observa que vienen realizando, desde hace ya un tiempo importante, un gran trabajo en todos los frentes que tiene la banda.

D.G.: “…entendimos en un momento que esto conlleva muchísima responsabilidad y tratamos siempre, como premisa, estar a la altura de las circunstancias. Por suerte, está pasando que cada vez viene más gente a los recitales. Son cada vez más los que nos escriben contando que por algún motivo no han podido venir, pero que están esperando el momento en que lleguemos a su ciudad o en que ellos puedan viajar a vernos. Entendemos que  hay expectativas puestas sobre la banda, entonces nos lo tomamos con muchísima responsabilidad y tratamos siempre de estar a la altura. Para esto trabajamos mucho, nos juntamos después de cada evento, ya sea un recital, la grabación de un disco o una nota. Tratamos de hablar mucho sobre lo que nos está pasando para poder masticarlo, digerirlo, entenderlo y de alguna forma mejorar…”.

O.R.: ¿Es un poco el desafío actual, esto de naturalizar los cambios que genera ir creciendo?

D.G.: “…naturalizarlos sin perder la capacidad de asombro. No deja de ser extraño, es un trabajo poco común el de banda de rock. No es común que venga alguien y te muestre un tatuaje con un logo que vos creaste, hace tiempo, soñando pero no creyendo que podría pasar todo lo que está pasando. Tratamos de asombrarnos y permitirnos la alegría de ver que lo que está pasando no es común y aprovecharlo…”.

O.R.: ¿Cómo los encuentra este fin de año?

D.G.: “…llegamos a fin de año cansados, pero contentos. Con ganas  de parar un poquito la pelota y disfrutar de todo lo que nos pasó. Como te comentaba recién, después de cada evento tratamos de parar. Está bueno hacer una frenada general y analizar el año completo. Porque la verdad, es que, fue un año movilizador  para la banda. Fue muy intenso, el viernes 9 tuvimos el último recital del año y hasta febrero paramos. Vamos a comenzar de nuevo cuando empiezan los festivales, a los que tuvimos la suerte de ser invitados, como el ROCK EN BARADERO a principios de febrero y el COSQUIN ROCK a fines de febrero. Es tiempo de parar un poco ahora, analizar todo  lo que sucedió en el año, aprender y tratar de reproducir las cosas buenas y tratar de cortar de raíz las cosas que no nos han gustado. Sabemos que va a llegar febrero y el ROCK EN BARADERO nos va a agarrar  con más ganas de tocar que nunca…”.

O.R.: ¿En este tiempo tendrán posibilidad de ir generando cosas nuevas?

D.G.: “…es como que te invade eso. Por ahí tenemos el ensayo planeado, armamos la lista hablando por teléfono o nos mandamos por mail y parece que ya está cerrado; llegamos al ensayo con la idea de tocar la lista un par de veces y alguno empieza con algún acorde, un riff, una nota y eso desencadena en horas y horas de zapada  que a veces termina generando alguna idea, alguna canción y muchas veces, la gran mayoría, termina borrándose; pero todo termina en algún cajón del cerebro…”.

O.R.: Uno puede observar que hay influencias musicales bastantes distintas entre quienes forman parte de la banda. ¿Cómo es eso de trabajar y generar cosas en conjunto?

D.G.: “…es la parte difícil , venimos  de una generación  que creció con demasiada información. Debo confesar que a mí me agarró justo el cambio de casette a cd, pero después de eso, a la edad en que la curiosidad musical estaba a flor de piel llegó internet. Entonces teníamos la posibilidad de escuchar desde Pantera hasta Jaime Roos en dos segundos. Así que dentro de cada uno de nosotros confluyen un montón de distintos estilos musicales, eso multiplicado por 4 y llevado a una sala es una flor de ensalada. La parte de ponerse de acuerdo la resolvemos de esta manera, cada uno toca lo que le nace tocar. Lo que cree que va en el momento que tiene que ir en esa parte de la canción. Generalmente se da natural, alguna que otra vez he tenido una idea o Ale ha tenido una idea  distinta. Somos muy abiertos, así que probamos lo que el otro propone, lo vemos, lo grabamos, le damos el tiempo también para que repose esa idea, que crezca en el cerebro y a la noche cuando te vas a dormir queda todavía ahí y cuando te despertás decís, es este o  ese y ahí volverá la discusión o apuntará hacía un lado. Yo confió plenamente en el criterio  de los otros integrantes de la banda, escucho lo que tienen para decir y creo que de esa apertura sale lo que es La Piñata; de no ser así, serían todos los temas iguales…”.

O.R.: Deben ser por demás entretenidos esos ensayos.

D.G.: “… a veces se me cagan de risa cuando lo digo,  soy de la idea de que el ensayo está sobrevaluado, el ensayo sirve para muchas cosas pero hay que entender porque se ensaya. Porque a veces uno se junta a tocar una canción que grabó hace dos años y la toca una vez, dos veces, mil veces, pero siempre partiendo de la última vez que se ha tocado. Entonces lo que yo digo es, que es como agarrar La Mona Lisa y hacerle una copia y a la copia hacerle otra más y a la copia mil vas a tener cualquier cosa menos La Mona Lisa. A veces hay que volver a la fuente, nos gusta escuchar los discos, nos juntamos muchas veces a escuchar lo original. Si bien la banda se fue transformando en cuanto a audio, escuchar el original y ver cuál era la idea cuando lo compusiste me parece fundamental. Por otro lado, yo digo, que  gran parte del ensayo no pasa sala adentro con los instrumentos colgados, sino que es charlado. Todo este tiempo de ruta, de banda, de charla, de asados, me permiten ver la cara del otro y reconocer lo que está pasando por su cabeza. En el rock esto es fundamental si no nos dedicaríamos a leer partituras y hacer otra clase de música. En este tipo de música, que es el rock, depende mucho de cómo las energías van fluyendo y como interactúan los personajes…”.

O.R.: “El Equilibrio Entre los Opuestos” es un disco que aún sigue generando muchas cosas y está muy presente en el público. ¿Creés que en el 2017 puede conocerse su sucesor o es algo prematuro aún?

D.G.: “…Seguramente, si bien el disco nos sigue dando muchísimas satisfacciones a nosotros y a la también a la gente, que nos escribe y nos hace entender que al disco le queda mucho por dar. Estamos en un punto, como te decía anteriormente, en que llegamos a la sala con la idea de ensayar una lista y apenas con un ruidito, un sonido, o un golpe de batería desencadena en horas de zapada. Yo estoy convencido que eso quiere decir que hay ganas de hacer cosas nuevas, si bien aún no hay nada planeado y no tenemos fechas, yo calculo que para el año que viene algo nuevo va a haber…”.

O.R.: Comenzarán el 2017 con una presentación importante como es la del festival ROCK EN BARADERO. ¿Qué les genera esto de estar presente en un evento tan importante?

D.G.: “…Los festivales tienen sus pros y sus contras. Hay gente que te va a ver y los tiempos de los festivales son más acotados. Por ahí tenemos treinta minutos para tocar y la gente  se hizo un viaje de ocho horas por esos treinta minutos. Pero a favor hay que reconocer que tocás para un montón de gente, que por ahí, no conocía la existencia de la banda. Los festivales te permiten llegar a un público que quizás de otra forma no llegás. Con esto también digo, que últimamente la gente va a los festivales muy predispuesta a escuchar nuevas bandas, Este año en Baradero, después de tocar, bajamos a ver al resto de las bandas; esto es algo que nos gusta mucho y ahí nos encontramos con gente que te comenta que no te conocía y de repente le gusta lo que hacemos. Este tipo de comentarios hacen que uno se dé cuenta que está bueno esto de los festivales…”.

 

Hace click para escuchar la entrevista completa con: Darío “pantera” Giuliano (voz y guitarra) de DLGP

Foto: Prensa DLGP.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *