September 20, 2018

Bersuit está en la casa

  • 88 Puntos de vista

La luminaria de la fachada externa del Teatro Vórterix marca las dos fechas que Bersuit Vergarabat llevará a cabo en dicho reducto. Es que en el marco del festejo por los treinta años de trayectoria musical y, en torno a una gira mundial que los encontró en España y México, la banda oriunda del barrio porteño de Barracas eligió celebrar por duplicado en la Capital Federal.

La primera cita fue el viernes 7 de septiembre, y Olavarría Rock se acercó a la intersección de Av.Lacroze y Av.Álvarez Thomas para presenciar de cerca el evento cumpleañero de uno de los conjuntos más legendarios en la historia de la música nacional.

No son dos shows corrientes. La particularidad de este momento lleva por slogan “30 años De la Cabeza”, un juego de palabras entre el tiempo que acumulan en el camino de la música y el nombre del disco consagratorio grabado en vivo en 2002. La discografía de Bersuit se partió en dos para los festines en Vorterix: algunos discos se tocarán en el primer encuentro y otros el sábado 15. Claro, trece placas musicales avalan el reparto de canciones. El material artístico es amplio al cabo de tan dilatada carrera, pero los músicos no escatiman entre temas antiguos y los más nuevos.

El show está pactado puntualmente para las 21. Sin embargo, el grueso del público decide hacer su ingreso un rato antes. Algunos se hacen tiempo para comprar remeras y otros productos de merchandising. Otros, esperan con ansias bebiendo un trago y charlando. La curiosidad se da en el encuentro entre la gente: hay abrazos efusivos y choque de amistad. Es sabido, ellos también están festejando muchos años al lado de la banda y el producto de todo este tiempo compartido son los lazos sociales recolectados gracias a Bersuit.
Nueve en punto aparecen en el escenario. El pijama es una fija en su vestimenta, aunque en esta ocasión llevan pegado un parche por los treinta años de festejo. Sin más introducción, “Tuyú”, desde las entrañas del disco Y Punto (1992), da comienzo a la lista de temas y, en seguida, Daniel Suárez (voz) saluda a todos los presentes: “La Bersuit está en la casa”.

“La danza de los muertos pobres” continúa añorando contenido del primero disco, mientras la gente mueve sus manos de un lado a otro entonando “La cola pa’ acá, balanceando. La cola pa’ allá, que se mueve”. El recinto de Colegiales está lleno. Hay target de todas las edades, demostrando la vigencia de la banda luego de tanto camino recorrido. Una brecha de segundos entre canciones invita al cántico general: “Olé olé, olé olé olá, de la cabeza con Bersuit Vergarabat”, antes de que aparezca en escena el primer invitado: Limón García, ex integrante del grupo, le pone voces a “Ruego”, un tema partícipe del disco Don Leopardo (1996).

El feedback entre músicos y espectadores es perspicaz. Germán “Cóndor” Sbarbati juega con los recuerdos de La Argentinidad al palo (2004) para tocar “La Calavera”. Inmediatamente, la línea del tiempo se hace presente y el contenido musical rota hasta el año 2000 para pronunciar “Veneno de humanidad”, íntegro de la placa “Hijos del culo”. El show se torna dinámico y expresivo. “Que temazos están tocando” se escucha desde algún rincón. No es para menos, los rostros de disfrute se notan al instante y Juan Subirá (Teclados y Coros) toma el micrófono: “Gracias por todos estos años”. “La Soledad” reduce un poco la gresca en medio de tanta canción arriba. Pero dura poco: “El baile de la gambeta” incrementa nuevamente el éxtasis del público que se mueve entonando: “Vamo´a bailar para cambiar esta suerte, si sabemos gambetear para ahuyentar la muerte”.

El recital promedia su extensión y la banda no esquiva la situación económica que atraviesa el país. “Ahora que podemos comprar dólares cantemos esta canción” expresa Alberto Tito Varenzuela (Guitarras) a modo de gracia. Entonces, “Diez mil” suena para hacer saltar a toda la concurrencia. Luego, aprovechando el mando en la voz de Tito, “Ades tiempo” se hace un lugar en la lista desde el disco “Se es” del doble “La Argentinidad al palo”. Continuamente con la circunstancia política, Dani Suárez canta “No te olvides del ayer”, componente en el CD “La Revuelta” (2012), reflexionando un claro mensaje social en sus estrofas: “Por eso no hay que olvidarse y a veces hay que parar. Que de tanto galopar, el polvo suele engañar y el caballo desbocarse”.

El desenlace del show es inminente, aunque queda tiempo para varias perlitas. Después de “Negra Murguera”, “Barriletes” y “Sencillamente” hacen su aparición desde “Testosterona” (2005). Misma suerte ocurre con “Esperando el impacto”, donde Suárez recuerda a Osky Righi, ex integrante de Bersuit: “Para vos Osky, que siempre esperaste el impacto”. Para el final solo hay lugar al agite generalizado. “La bolsa” retumba como uno de los grandes éxitos que supieron crear y, posteriormente, “La argentinidad al palo” hace saltar a todos. “Aborto legal, seguro y gratuito, ¡extra!” expresan en medio de la canción para obtener el aplauso masivo.

La conclusión del primero de los dos recitales en Vórterix se concreta con “Mi Caramelo”, otorgando espacio a la melosidad que también es parte recurrente en Bersuit Vergarabat y “¿Qué pasó?”, finalizando con las voces de los espectadores: “No me digas eso, no me digas eso…” como suplicando que este show no termine nunca.

Así se fue el primer encuentro conmemorativo por los treinta años de trayectoria musical. Una mezcla de emociones, festividad y nostalgia invadió los corazones de los fanáticos que, claro, también dirán presente el próximo sábado cuando se ejecute la segunda fecha en el ex Teatro Colegiales. Bersuit sigue intacta y está en la casa, aprovechemos semejante talento.

Texto: Gonzalo López Ghiglieri.

Fotos: Nicolás Cortina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *