ARDE LA COLMENA, el libro que cuenta la historia del recital del Indio en Olavarría

“…Cuando salió al escenario, los muertos esperaban ansiosos…” Así comienza esta novela que será presentada este domingo, día en que se cumple un año del recital del Indio Solari en Olavarría. 

En la novela ARDE LA COLMENA el periodista y  poeta Sergio Sarachu relata lo acontecido en la ciudad de Olavarría, desde el momento en que se anuncia la fecha del Indio y Los Fundamentalistas del aire acondicionado, hasta una semana después de realizado el show. El relato lo hace a través de dos mujeres, que son las protagonistas de esta historia, por medio de ellas el lector podrá enterarse de muchos detalles hasta ahora no contados en torno a las negociaciones que llevaron adelante los funcionarios municipales  con los productores del recital y de las reacciones del artista junto sus músicos ante el doloroso resultado del show, entre otras cosas. Para lograr esto Sarachu realizó una exhaustiva investigación periodística, recolectando documentación, información y datos aportados por personas que estuvieron en momentos claves y que le permitieron en varias situaciones hacer recreaciones con diálogos casi textuales  que se vuelcan en esta novela.

La presentación será este próximo domingo en el salón de Corim, frente a lo que fueron las puertas de acceso al predio La Colmena el 11 de marzo de 2017, en el barrio Los Robles, a las 19. Durante la presentación habrá una muestra fotográfica de Ale Casamayou y un video de Willy De Vicente.

Sergio Sarachu diálogo con OlavarriaRock y nos contó sobre que hechos motivaron la realización de este libro.

 

O.R. ¿Qué cosas te llevaron a escribir sobre este show?

S.S.: “…Quedé conmocionado por toda la movida cultural, en el más amplio sentido del término, de todo lo que significó para Olavarría y lo que va a significar en la historia. Aún hoy, estamos viendo algunas de las esquirlas que quedaron de semejante movida. Después de ese show la ciudad no recibió ninguna de las visitas de bandas masivas que estaban previstas. Hoy estamos viendo las consecuencias de ese recital. Además, de toda la significación social, cultural, musical que tuvo el recital.  Todo eso me resulta sumamente interesante y me pareció honesto abordarlo desde la literatura con ficción, periodismo, investigación. Aportando datos concretos y hacer desde Olavarría una primera versión de lo que fue…”.

O.R.: ¿Cómo recordás esos días  previos a aquel show?

S.S.: “…El primer impacto fue el anuncio que se hacía La Misa en Olavarría. Ese tuit del Intendente que fue realmente impactante porque era poner a Olavarría en el centro de toda la historia ricotera nuevamente, con esto que se generó de la revancha 20 años después. Me cautivó y comencé a seguir de cerca todo esto, no solo desde el periodismo. Recuerdo que entramos como sociedad en una vorágine donde hasta perdimos el sentido común. Se anunciaba muy livianamente que iban a venir 3 mil colectivos, y yo cuando escuché esto me puse a sacar cuentas. Cada colectivo debe estar ocupando 15 Mts por 2 Mts, si los ponemos uno detrás de otro, de a tres a la par y hacemos una fila, tenemos 20 Km de colectivos. Yo me imaginaba una fila desde Del Valle y Pringles hasta Loma Negra. Una cosa de locos. Pero se decía todo muy livianamente. Creo que perdimos el sentido común…”.

O.R.: Entiendo que realizaste varias entrevistas para recrear situaciones. ¿Encontraste personas dispuestas a hablar o te resultó dificultoso recolectar esos relatos?

S.S.: “…Este libro se hace gracias a muchísima gente que hizo muy buenos aportes con información, datos, documentación no solamente desde el ámbito municipal o provincial, sino también de los sectores privados. En algunos casos desde la confrontación de datos pude ver que servía y que no. Pude reconstruir escenas que están en este libro casi con diálogos textuales, porque surgen en reuniones donde participaban un grupo de personas y de ese grupo de personas tengo la información de tres y a través de estas tres miradas puedo hacer una recreación. Aquí creo dos personajes: una es la protagonista y otra que la complementa y a partir de estas dos mujeres es que hago la estructura de la novela sin desvirtuar los hechos, ellas concurren al recital. Son ricoteras de años, ellas vieron a Los Redondos en Huracán, siendo muy jóvenes cuando estudiaban en La Plata. Es una novela basada en hechos reales, no tergiverso y por supuesto que lejos está de mi intención ofender, herir o injuriar a nadie. Lo que hago sobre estos hechos concretos que sucedieron hago novela, ficción…”.

O.R.: ¿Cómo imaginás que pueden reaccionar aquellas personas que lean el libro?

S.S.:  “…Uno escribe con alguna intención y después va a parar a cualquier lado porque cada lector le incorpora su historia, su mirada. Yo creo que va a haber gente que se va a emocionar con la historia de las protagonistas, estas dos mujeres que se ven envueltas en todo esto. Creo que va a haber lectores que se van a ver identificados con la historia de las chicas y que va a recibir información de lo que pasó. Mi objetivo es dar una visión de cómo, por qué y cuándo sucedieron las cosas que acontecieron. Esa es un poco la idea mía. Semejante acontecimiento cultural merecía una lectura y yo la hice…”.

O.R.: Podríamos separar en tres partes este hecho. Lo previo, el recital, y lo que siguió una vez finalizado. ¿En qué parte sitúas tu novela?

S.S.:  “…El relato del libro comienza en noviembre con el anuncio del show y finaliza una semana después del recital, ahí lo centré porque luego de esto, sería entrar en la causa judicial y yo no entro en ese terreno. Doy algunos detalles de lo que fue la indagatoria de 5 horas del Indio Solari en el hotel, ese es uno de los momentos que pude recrear a través del relato de varias personas. Aporto datos de algunos allanamientos que se hicieron ahí mismo, pero no más que eso…”.

O.R.: ¿Cuál es el análisis que hacés de todo lo acontecido en Olavarría?

S.S.: “…Hay que separar la paja del trigo. Ver hasta donde hay una ambición personal de trascendencia, hasta donde hacer el pogo más grande del mundo no significa un costo muy alto, hasta donde la improvisación, descuidando algunas cosas, sin poner algunos controles necesarios.  Ver hasta que punto, haber sembrado la anarquía no termina devorándote. Cuando yo veo el entusiasmo del Intendente y algunos funcionarios de la municipalidad con la movida ricotera, allá por diciembre, eran ricoteros de la primera hora y recién salían de la Bonsifest (fiesta local).  Lo tengo que decir, incorporarlo al análisis. El grupo de funcionarios que tuvo a su cargo la organización desde  la municipalidad nunca fue a un recital del Indio.  Entonces, si vos tenés esos elementos y si vos le dejás todo en manos a los productores, entregandole la ciudad a disposición de ellos y vos tenés un cholulismo enorme. Algo te puede salir mal…”.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *